Qué sucede en el cerebro durante la meditación?

meditando.pngLa meditación brinda experiencias que la mente no puede alcanzar de otra manera, como el silencio interior y una conciencia expandida. Conforme la mente adquiere estas experiencias, el cerebro también muestra cierta actividad física, e incluso cambios profundos.

A partir de la década de 1970, los estudios comenzaron a mostrar que algo sucedía en el cerebro durante la meditación. En la última década, las investigaciones han empezado a mostrar que la meditación también puede producir cambios estructurales a largo plazo en el cerebro. El “cableado permanente” de los circuitos neuronales ya no es tan dominante. El cerebro puede alterar su cableado de maneras renovadas, gracias a una característica conocida como neuroplasticidad, que permite que aparezcan nuevas rutas e incluso nuevas células cerebrales.

La ciencia

Algunos cambios mensurables en las regiones cerebrales asociadas con la memoria —la identidad, la empatía y el estrés— comienzan a aparecer en los sujetos que practican la meditación consciente por tan solo ocho semanas. Un equipo dirigido por investigadores de Harvard, del Hospital General de Massachusetts, informó sobre estos resultados en el primer estudio “que documenta los cambios producidos por la meditación en la materia gris cerebral a lo largo del tiempo”.

Lo que hace que este hallazgo sea tan importante es que vincula cómo se siente la gente cuando medita y su fisiología, con lo cual se ofrece el tipo de prueba que exige la neurociencia. La opinión tradicional era que quienes meditaban notificaban todo tipo de beneficios mentales y psicológicos cuando de hecho lo que hacían durante la meditación era entrar en un estado de relajación profunda. En el estudio de Harvard, se tomaron imágenes por resonancia magnética de los cerebros de 16 participantes dos semanas antes del estudio e inmediatamente después. También se tomaron una vez finalizado el estudio. Ya se sabía que, durante la meditación, la actividad cerebral aumenta en áreas tales como las ondas alfa. Estas imágenes mostraron algo más permanente: una materia gris más densa en regiones específicas como el hipocampo, el cual es crucial para el aprendizaje y la memoria, así como en otras áreas asociadas con la auto-conciencia, la compasión y la capacidad de reflexionar.

En otro estudio se comparó a personas que habían meditado por un largo periodo de tiempo con un grupo de referencia. Los principales hallazgos fueron que los primeros tenían volúmenes más grandes de materia gris que quienes no meditaban en zonas del cerebro superior (córtex) asociadas con la regulación emocional y el control de la respuesta. Un estudio famoso realizado a monjes budistas tibetanos mostró actividad en el área cerebral asociada con la compasión.

La pérdida de la materia gris (células cerebrales) y sus conexiones es una parte común de lo que sucede con la edad. Ahora parece que esta pérdida no es inevitable. Algunas personas mayores parecer estar genéticamente protegidas contra el deterioro de la memoria y las neuronas, pero en general solo el 10 por ciento de la gente que cree tener muy buena memoria la tiene en realidad, de acuerdo con los estándares de un estudio sobre esos “súperadultos mayores”. Encontrar lo que los hace tan poco comunes es una línea de investigación prometedora, con el foco central puesto en sus cerebros en comparación con sujetos de referencia más jóvenes y otros ancianos “normales”.

Lo que puedes hacer para promover la salud de tu cerebro

Lo que puedes hacer ahora es lo más importante. Así es como evolucionará la “nueva normalidad”: persona por persona. La práctica frecuente de la meditación, a cualquier edad, debe combinarse con hábitos de estilo de vida que tengan los más sólidos efectos a largo plazo. Entre ellos, están:

  1. Lidiar con el estrés de manera significativa
  2. Promover relaciones amorosas y satisfactorias
  3. Tener contacto cercano diario con las personas que te importan
  4. Crear una visión de lo que significa tu vida, guiada por un propósito que te apasione
  5. Establecer buenos hábitos de sueño, dieta y actividad física
  6. Aprender a ser emocionalmente flexible y desarrollar buenas habilidades para lidiar con las cosas, que te sirvan durante las crisis y otras temporadas difíciles
  7. Tener una identidad sólida, independiente de lo que otros digan o piensen

No todos estos puntos se han sometido a pruebas científicas, pero se han establecido por la sabiduría de muchas generaciones. Tu cerebro refleja cada aspecto de tu mente, y todos estos puntos mantienen a tu mente sana, resiliente y en constante renovación.

por: Deepack Chopra

 

meditando.png

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s